Equitación

¿Habéis tenido alguna vez un conejito entre los brazos? En la granja Miqueló podéis pasar todo un día subiendo a caballo, recogiendo huevos o jugando con las cabritas y ovejas mientras los perros no se separan de vuestro lado.

Con unas fantásticas vistas a los Puertos, Montse y Miquel han creado un pequeño oasis al aire libre donde os podéis convertir en granjeros por un rato. Además, descubriréis por qué los huevos son de colores diferentes, de donde se saca la lana para hacer los jerseys o lo rápido que pueden llegar a ser los conejitos. Y si a vuestros hijos les gusta montar a caballo, disfrutarán mucho, puesto que pueden hacer tantos tumbos como quieran ¡por el mismo precio de la entrada!