Prisión de Gandesa

La Prisión de Gandesa es un edificio del municipio de Gandesa (Terra Alta) declarado bien cultural de interés nacional. La hoy llamada prisión de Gandesa es un edificio de origen medieval que recibe el nombre de la última de las funciones para las cuales fue utilizada.

Situada dentro del casco antiguo de la población, la fachada más antigua da a la calle del Castell. Se cree que en principio era el palacio de los receptores de la orden Sanjuanista, que controlaba la villa después del 1319 en qué fueron expropiados los corderos de los Templarios, señores del lugar desde la reconquista. La hipótesis qué su emplazamiento pueda corresponder al del antiguo castillo de la villa, construido por los templarios y ampliado posteriormente por los Sanjuanistas, no se puede comprobar por ahora. Se piensa que este se situaba en la misma calle pero más cerca de la Plaza de la Iglesia.